10 preguntas que le permitirán definir su negocio

Síguenos en:
RSS
Facebook
Facebook
Follow by Email

Si no sabe a dónde va, es difícil tomar decisiones sobre cualquier cosa en el negocio. Esto aplica a todos, desde los empleados de nivel básico hasta el CEO. Una de las principales responsabilidades del CEO es crear la estrategia. Con una estrategia bien desarrollada, su organización puede actuar como uno, en la búsqueda de una visión común.

Sin embargo, muchos directores ejecutivos sólo hablan de estrategia, evitando el duro trabajo de escribir, perfeccionar y compartir un plan estratégico específico. La herramienta de estrategia más poderosa en el arsenal del CEO es “preguntar”. Estas 10 preguntas le pueden ayudar a desarrollar su estrategia.

Respondiendo las preguntas de la Estrategia

El CEO debe responder a estas preguntas primero (2-5 oraciones es generalmente suficiente), luego compartir las respuestas con el equipo ejecutivo para obtener su retroalimentación. Una vez que las respuestas sean definitivas, puede compartirlas con la empresa de inmediato o condensar los puntos clave en un resumen de estrategia más corto – lo que mejor funcione con su fuerza de trabajo.

1. ¿Cuál es la visión que queremos poseer?

Explique la visión idealizada del mundo que su organización espera crear. ¿Qué inspira a las partes interesadas – clientes, empleados, accionistas, etc. – a comprometerse con la organización? ¿Qué diferencia hace en sus vidas?

2. ¿Cómo va a crecer la organización?

Determine cómo la organización crecerá de manera sostenible y especifique el nivel de crecimiento que desea. Luego explore cómo logrará ese crecimiento – como crecimiento orgánico, expansión en nuevos mercados, desarrollo de nuevos productos, fusiones y adquisiciones, etc.

3. ¿Qué cosas debe hacer más la organización?

Describa las fortalezas más grandes de su organización a partir de este momento. ¿Cuáles son los elementos fundamentales que debe aumentar o al menos mantener proactivamente? No tengas miedo de desafiar los supuestos y la sabiduría convencional.

4. ¿Qué debe dejar de hacer la organización?

Explore los procesos y actividades en los que la organización participa actualmente, que deben ser descontinuados. ¿Qué elementos están perjudicando el enfoque organizacional y consumiendo los recursos sin crear valor real? Estos podrían ser cualquier cosa, desde un segmento de cliente poco prometedor que está tratando de atraer, hasta un proceso interno que disminuye la agilidad. Una vez más, piense profundamente y desafíe sus premisas.

5. ¿Cuáles son los mayores obstáculos que enfrenta la organización?

Haga una tormenta de ideas sobre las mayores amenazas al rendimiento de la organización, tanto externas como internas. Estos pueden ser elementos contra los cuales la organización ha luchado históricamente o problemas que cree que empeorarán pronto.

6. ¿Qué podría perturbar nuestra organización?

Evalúe las posibles interrupciones a las que su organización se enfrenta, tales como el ascenso de un competidor fuerte o el lanzamiento de una tecnología que cambie el juego. Estos son los cambios repentinos que podrían cambiarlo todo. ¿Qué hará con ellos? ¿Puede usted iniciar uno de estos cambios  disruptivos?

7. ¿Cómo podemos mejorar el producto que ofrecemos?

Examine cómo puede mejorar los productos o servicios que aporta al mercado. ¿Qué mejoras de producto son necesarias para enfrentar las jugadas de los competidores, los cambios del mercado o las dificultades del cliente?

8. ¿Cómo están cambiando nuestros clientes y qué podrían desear en el futuro?

Explore la dinámica de su base de clientes y las implicaciones para la estrategia. Brindar ejemplos específicos -como la investigación de mercado o las conversaciones con los clientes – confiere credibilidad, pero no tenga miedo de sintetizar sus observaciones y expresar lo que su instinto le diga sobre lo que sus clientes quieren y necesitarán de usted en el futuro.

9. ¿Cómo involucraremos y potenciaremos el talento en nuestra organización?

Reflexione sobre cómo la organización crecerá estratégicamente su capacidad de atraer, retener y capitalizar el talento. Piense en lo que la organización hace actualmente bien en este ámbito y lo que puede estar faltando. También considere cambios anticipados en el nivel o tipo de talento requerido para cumplir con el plan estratégico.

10. ¿Cómo servimos mejor a nuestros accionistas?

Explique lo que los dueños de la empresa esperan que el negocio entregue. Puede ser flujo de efectivo, apreciación de acciones u otro tipo de crecimiento. ¿Qué influencia tiene esto en la estrategia?

Una vez que haya creado su estrategia, asegúrese de que todos los empleados la entiendan y la conecten a su ejecución diaria. Cuando todo el mundo sabe dónde va la empresa y cómo llegar, su rendimiento mejorará.


Lea más en Inc

Síguenos en:
RSS
Facebook
Facebook
Follow by Email

Comente...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te gusta nuestro contenido? Riega la voz