El calentamiento global está aumentando el riesgo de desaparición de varias comunidades a nivel mundial