Qué es el TPP y por qué es importante

Síguenos en:
RSS
Facebook
Facebook
Follow by Email

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo que abandonar el acuerdo comercial de la Asociación Transpacífica (TPP) sea parte clave de su campaña electoral y en su primer día en el cargo, ha demostrado que piensa cumplir su palabra.

Pero, ¿para qué fue diseñado para el TPP? ¿Tiene algún futuro sin EE.UU.?

El TPP en pocas palabras

Doce países que bordean el Océano Pacífico firmaron el PPT en febrero de 2016, lo que representa aproximadamente el 40% de la producción económica mundial.

El pacto tenía como objetivo profundizar los lazos económicos entre estas naciones, reduciendo los aranceles y fomentando el comercio para impulsar el crecimiento. Los Miembros también esperaban fomentar una relación más estrecha en materia de políticas y reglamentación económicas.

El acuerdo fue diseñado para que eventualmente pudiera crear un nuevo mercado único, algo así como el de la UE.

Pero las 12 naciones necesitaban ratificarlo antes de que pudiera entrar en vigor.

Una vez que Donald Trump ganó las elecciones del año pasado, el TPP estaba sentenciado.

La participación estadounidense fue el eje principal del acuerdo. Es posible para los otros países forjar un pacto a menor escala en su lugar, pero no puede seguir adelante en su forma actual.

Esos otros Estados miembros son: Japón – el único país que ya ha ratificado el pacto – Malasia, Vietnam, Singapur, Brunei, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, México, Chile y Perú.

A favor y en contra del TPP

El ex presidente Barack Obama trató los acuerdos comerciales como una prioridad durante su mandato, y este acuerdo en particular habría reforzado la posición de Estados Unidos en la región de Asia y el Pacífico, donde China está creciendo en influencia.

Pero los opositores estadounidenses han caracterizado al TPP como un acuerdo secreto que favorece a las grandes empresas y a otros países a expensas del empleo y la soberanía nacional de Estados Unidos. En su campaña Donald Trump lo llamó un “acuero horrible”.

No sólo Trump se opuso al acuerdo

Pero no es sólo el señor Trump quien se opuso al acuerdo. Los críticos de la izquierda dijeron que la TPP allanaría el camino para que las compañías demanden a los gobiernos que cambian la política, digamos, de salud y educación, para favorecer los servicios proporcionados por el estado. También se vio como la intensificación de la competencia entre las fuerzas laborales de los países.

¿Qué tan grande era el trato?

Bastante grande. Los 12 países implicados tienen una población de unos 800 millones, casi el doble que el mercado único de la Unión Europea. El bloque de 12 naciones ya es responsable del 40% del comercio mundial.

El acuerdo fue visto como un logro notable dado los enfoques y estándares muy diferentes dentro de los países miembros, incluyendo la protección ambiental, los derechos de los trabajadores y la coherencia regulatoria, sin mencionar las protecciones especiales que algunos países tienen para ciertas industrias.

La retirada de Estados Unidos será vista como un gran golpe para otras naciones que se inscribieron.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pasó gran parte de su presidencia trabajando para lograr un acuerdo sobre el TPP.

¿Sin Estados Unidos, definitivamente fracasa?

Para entrar en vigor, el acuerdo habría tenido que ser ratificado en febrero de 2018 por al menos seis países que representan el 85% de la producción económica del grupo. EE.UU. tendría que estar a bordo para cumplir con esa última condición. Algunos países, incluyendo Nueva Zelanda, han sugerido que algún tipo de acuerdo podría ser posible sin los Estados Unidos. Pero el primer ministro japonés, Shinzo Abe, dijo que un TPP sin los Estados Unidos -y su mercado de 250 millones de consumidores- sería “sin sentido”.

Lea más en BBC
Síguenos en:
RSS
Facebook
Facebook
Follow by Email
Tags:

Comente...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te gusta nuestro contenido? Riega la voz