Los más optimistas se apegan al dicho popular “la crisis es un momento de oportunidad”, sin