Los estadounidenses estaban demasiado ocupados viendo las noticias de las elecciones para leer libros, segú el