Romper el acuerdo podría significar quebrar la confianza entre Estados Unidos y otros países del llamado