El fin del empleo no es culpa de China, sino de la Automatización

Síguenos en:
RSS
Facebook
Facebook
Follow by Email

El primer trabajo que perdió Sherry Johnson de 56 años, por culpa de la automatización fue en el periódico local de Marietta, donde ella reponía el papel en las impresoras y retiraba las páginas del otro lado. Luego, observó como máquinas aprendieron a hacer su trabajo, así como los trabajos de sus colegas.

Johnson tomó clases de computación, pero era “muy poco, demasiado tarde”. “Los de 20s y 30s están más actualizados con esas cosas que nosotros porque no tuvimos eso mientras crecíamos” dijo la Sra. Jhonson, quien está ahora discapacitada y vive en un proyecto residencial en Jefferson City, Tennesse.

Donald. J. Trump les dijo a trabajadores como la Sra. Jhonson, que recuperarían su trabajo con las medidas de comercio exterior, manufactura en el extranjero e inmigración. Pero los economistas dicen que la mayor amenaza a sus trabajos ha sido otra cosa: la automatización.

“A largo plazo, la automatización ha sido claramente mucho más importante, ni si quiera está cerca de estos factores” dice Lawrence Katz, un economista profesor en Harvard que estudia la mano de obra y el cambio tecnológico.

Ningún candidato ha hablado mucho sobre la automatización en el sendero de las campañas. La tecnología no es un villano conveniente como China o México, no hay una manera exacta de pararla, y muchas de las empresas tecnológicas se encuentras en los Estados Unidos, beneficiando al país de muchas maneras.

Los trabajos morirán a la par que crezca la automatización, a la par de la inteligencia artificial

El Sr. Trump se dirigió el pasado miércoles a un grupo de compañías tecnológicas líderes en sus áreas de esta manera: “Nosotros queremos que continúen con la increíble innovación. Cualquier cosa que podamos hacer para ayudar a esto a continuar por mucho tiempo, estaremos ahí para ustedes.”

La globalización es claramente responsable por algunas de estas pérdidas de trabajo, particularmente los tratados con China durante los 2000s, esto dirigió a la rápida pérdida de más de 2 millones de trabajos. Personas que trabajaban en regiones del país más afectados por importaciones generalmente tuvieron un mayor índice de desempleo y redujeron sus ingresos para el resto de sus vidas.

Andrew F. Puzder, seleccionado por Trump como secretario de trabajo y director ejecutivo de CKE Restaurants, exaltó las virtudes de los robots sobre el género humano en una entrevista con Business Insider en marzo. “Ellos siempre son educados, nunca toman vacaciones, nunca llegan tarde, nunca se tropiezan ni demandan igualdad por edad, sexo o discriminación racial”, dijo.

Con el tiempo, la automatización ha tenido generalmente un final feliz: Así como ha desplazado puestos de trabajo, ha creado nuevos. Pero algunos expertos están empezando a preocuparse de que esta vez podría ser diferente. Aún cuando la economía ha mejorado, los empleos y los salarios de un gran segmento de trabajadores – en particular hombres sin títulos universitarios que realizan trabajos manuales – no se han recuperado.

Lea más en New York Times
Síguenos en:
RSS
Facebook
Facebook
Follow by Email

Comente...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te gusta nuestro contenido? Riega la voz